Hace 10 años atrás llegó a Chile el primer auto hecho en China. Para las personas que tenían la ilusión de tener un auto nuevo y barato, esperaron con ansias aquel momento y celebraron la llegada de los llamados “Autos Chinos”.

La promesa con la que llegaban llamaba mucho la atención, un auto con mayor equipamiento por un menor precio o como dice el dicho popular “más por menos”. Comprar un auto nuevo ahora si era alcanzable para toda las personas, ya que llegaban con un precio más accesible que la competencia ($5.500.000 aproximadamente).

Lentamente se fueron consolidando en el mercado, al principio solo con modelos city car. Hoy en día ya tienen su espacio en la industria automotriz, cumplen diez años en nuestro país, eso porque se han ganado la confianza de consumidores que se atrevieron a apostar por un auto hecho en China. Eso dicen también las estadísticas, porque cuando llegaron en el año 2007 se vendieron más de 2856, en cambio hasta fines del año 2016, se vendieron más de 25.000 autos, esto de un total de 305.000 unidades, lo que representa un 8,3% de las ventas totales de nuestro país, una cifra que cada día aumenta más con la llegada de nuevas marcas (hay más de 25 marcas de este origen).
En el caso de los autos que han estado llegando estos últimos años, son más equipados que los autos con los que compiten. Las marcas más vendidas en el año 2016 fueron JAC con (4.104), Great Wall en segundo lugar (4073) y en tercer lugar se encuentra Chery (3.316). Poco a poco han ido evolucionando de hecho hay marcas que ya no fabrican autos city car y hoy se enfocan en categorías más altas como SUB. Al ser más grandes los autos, los precios han ido subiendo con el tiempo, aunque ese valor es muy difícil encontrarlo en otra marca con las características que están ofreciendo.

El mercado chileno es muy competitivo, ya que existen más de 60 marcas de autos. Los modelos que están llegando no se quedan atrás, ya que cuentan con airbags, control de estabilidad, control de tracción, aire acondicionado, pantallas táctiles, cámaras de retroceso, etc., hoy en día los modelos más básicos equivalen a un modelo full equipo de la competencia.

Hoy comprar un producto chino dejó de ser la última alternativa para los chilenos. Hemos dejado atrás los prejuicios sobre los productos en general, sobre todo con los que vienen con la etiqueta “Made in China”, ya que la calidad de muchos de ellos superan incluso lo de otras grandes industrias y a precios muy competitivos, solo hace falta tener conocimiento de donde escoger, para reducir los riesgos de la Importación.

Share Button